Aves exóticas: ¿qué debes tener en cuenta al comprar una?

¿Por qué cantan los pájaros? El encantador trino de las aves es señal de buena salud, de satisfacción, de época de apareamiento y de marcaje de territorio.

Los pájaros cantan complicados arreglos de notas con ritmo que nos recuerdan a canciones y que a más de uno le alegran el día, pero lo cierto es que las aves no cantan por gusto o por placer, si bien es cierto que un pájaro enfermo o en período de hambruna intentará ahorrar energías eliminando el canto de sus actividades diarias.

El canto de las aves se relaciona intrínsecamente con la defensa del territorio (recordemos que las aves son realmente territoriales y que algunas han llegado a atacar los altavoces con los que los científicos ponían a prueba su gusto por cantos de otros pájaros) y con la búsqueda de una pareja. ¿Al mismo tiempo? Sí, un mismo canto puede significar «Aléjate si no quieres tener pelea» o «Estoy solo, disponible y soy enormemente atractivo» en función del sexo del ave que lo escucha.

¿Pero cómo aprenden los pájaros a cantar? ¿Vienen con un libro de partituras bajo el ala desde el huevo? Más bien sería al contrario, ya que las aves aprenden a cantar observando a sus padres. Heredan de ellos un vocabulario de cantos que van perfeccionando y completando mediante la imitación de otros machos cercanos a ellos. El aprendizaje puede durar toda la vida del ave.

¿Qué pájaros cantores puedes tener en casa?

El pájaro cantor doméstico más común es el canario, como ya sabrás. Este es el preferido por muchos debido a sus bonitos colores y lo sencillo de sus cuidados. Su delicado y alegre canto anima no solo a los propietarios del hogar sino también a los vecinos.

Por otro lado, los jilgueros, capaces de entonar armonías combinando notas graves y agudas, son pájaros silvestres pero se adaptan realmente bien a la vida en cautividad, motivo por el cual es cada vez más habitual verlos en casas humanas.

Pero existen muchos otros pájaros cantores cuyos trinos podrías disfrutar en caso de contar con un jardín o balcón. Son los ruiseñores, petirrojos, mirlos, estorninos, oropéndolas… ¿Quieres escuchar sus cantos? Es tan sencillo como colocar un comedero o una casita para pájaros en tu jardín o en algún árbol cercano a tus ventanas. Verás qué pronto se llenan las mañanas de alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *